La virgen de la Altagracia

HIGüeY. Amor, agradecimiento, fe... En torno a la devoción que parte del pueblo dominicano siente por la Virgen de La Altagracia imperan los más nobles sentimientos.

Y   ellos aflorarán en cada metro, en cada pared, en cada mosaico del Museo de La Altagracia, una visionaria obra que está a cargo de la Comisión de Seguimiento a los Trabajos de Remozamiento y Mantenimiento de la Basílica de Nuestra Señora de la Altagracia, presidida por Alejandro Grullón, presidente del Banco Popular y gobernador de la Comisión.


El 9 de junio de 2009 se puso la primera piedra del museo, por lo que la construcción de la infraestructura física se encuentra en su etapa final y muy pronto estará abierto a todo el público. De hecho, su apertura está pautada para abril del año 2011.

El museo se está construyendo en los jardines de la Basílica, en la esquina norte, junto a la avenida Libertad.

Turismo religioso. Históricamente, Higüey ha sido tanto un polo turístico como un lugar de peregrinación para miles de creyentes del país y del mundo.

Con este museo se pretende, según explicaciones de Alejandro Grullón, que las personas que acuden a esta región, además de disfrutar del ya tradicional turismo de sol y playa, puedan ahondar en sus conocimientos sobre la historia y la relación del pueblo con la devoción.

“El museo será un lugar de interés espiritual y cultural que contribuirá a conocer la historia de la Altagracia y fortalecerá la oferta turística de la comunidad que tiene en ésta su principal actividad económica”, dijo el exitoso empresario.

Agregó que de esta manera el polo turístico del Este contará con un lugar de atracción cultural y espiritual, diversificando la oferta disponible, a la vez que se salvaguarda el patrimonio artístico nacional.

El diseño del edificio que alojará el museo es del arquitecto Pedro Borrell, la investigación de arte y museología está a cargo del profesor argentino Sergio Barbieri y la museografía es responsabilidad de los españoles Carlos León y Jorge Ruiz.

El recorrido. Cuando usted visite el museo tendrá a su disposición seis interesantes salas que, a través de objetos de arte religioso y arte popular, relatan tanto la advocación mariana como importantes capítulos de la historia dominicana.

La primera sala está dedicada a la historia de la virgen a partir de los hitos más destacados desde 1506, donde se ubica la llegada del lienzo a la isla procedente de la región de Extremadura, en España.

La segunda será la Sala de los Medallones para exhibir 16 pinturas ovaladas del siglo XVIII hechas por Diego José Hilaris para narrar los prodigios de la Virgen de la Altagracia.

La tercera se dedica a arte sacro y en ella exhibirá pinturas del siglo XVIII y piezas de carácter religioso.

La cuarta es la llamada Sala del Tesoro, en donde estará a la vista de los visitantes el importante patrimonio de la Basílica, integrado por más de 60 piezas de platería de los siglos XVII al XX; y el quinto salón: la Sala de los Exvotos, se ha seleccionado para colocar una selección representativa de los miles de objetos llevados como ofrenda por devotos de la Altagracia en oro, plata, aluminio, madera, cera y pintura, elaborados por los “artesanos de la fe”.

La sexta es la Sala de las Basílicas. En ella se muestra la historia del santuario.

Zoom

R$ 250 millones

Costo de la obra

Don Alejandro Grullón y el profesor argentino Sergio Barbieri, muséologo de la obra, explicaron que las instalaciones físicas de la obra hasta el momento han tenido un costo de RD$ 94 millones. Pero que sumado al costo estimado de la museografía, mobiliario, cafetería y audiovisuales asciende a la suma de RD$ 250.

Las frases

Alejandro Grullón

El museo de la Altagracia será un lugar de interés espiritual y cultural”.

Obispo Nicanor Peña

La devoción mariana es un importante componente de la cultura y la espiritualidad en América Latina”.

Tu eres nuestro visitante numero