La bachata se encuentra sumida en el estancamiento

Santo Domingo. (SL) -A simple vista, hacer este tipo de afirmación podría resultar incoherente y hasta discriminatorio, en momento cuando tenemos un “Romeo Santos” acaparando toda la atención nacional e internacional con su nueva propuesta discográfica “Formula 2″ un “Raulin Rodríguez” quemando la liga con su tema “Esta noche”, “Prince Royce” sonando fuerte con el éxito “Darte un Beso”, “Luis Vargas” con el éxito “No Muero en mi Cama” entre otros que mantienen tímida vigencia.
Pero resulta que ningún género musical puede sostenerse y transcender sin que se le inyecte sangre nueva, de jóvenes exponentes que porten diferentes colores musicales a la bachata.
“Romeo y Prince” son las máximas representaciones de la nueva generación de la bachata, pero hace tiempo que fuera de ellos, no surge ninguna joven propuesta que logre acaparar la atención de los medios y del público.
El hecho de que en un momento determinado nuestros bachateros clásicos logren pegar un tema, no significa que el género experimente crecimiento, dicha acción fortifica la carrera del artista y a su vez genera vigencia al género, no crecimiento.
Se puede observar una migración constante del merengue a la salsa, pero no ocurre lo mismo desde cualquier otro género a la bachata, la mayoría de nuestra juventud en el país hace tiempo que se inclinó por incursionar en lo fácil, en el género urbano que sin ser cantante, ni músico, le permite hacerse llamar artista.
Podemos asegurar el que con los altos niveles de competencia y calidad que se muestra en la bachata de esta época, no todo lo que se nos ocurra escribir puede llamarse composición, y con menos razón un programa de computadora jamás podrá sustituir el estudio y conocimiento de un experimentado músico.
La bachata continúa generando bienestar económico para muchos artistas nuestros, lo que a su vez afecta el apoyo desinteresado hacia los nuevos talentos, en un mercado donde todos queremos capitalizar al máximo lo que hacemos, bajo el argumento dañino de que la música es un negocio y todos debemos ganar.
Sería importante saber ¿si los estelares de la bachata arrastran el mismo ego que llevó a los merengueros a enterrar su propio género o por el contrario, estarían dispuestos en ponerse a disposición de la nueva generación interesada en incursionar en el género bachata?



Tu eres nuestro visitante numero