¿Por qué debemos comer ajo?

El ajo contiene tanta cantidad de propiedades que resulta extremadamente difícil enumerarlas, pero si se pueden destacar algunas de ellas, ya que a lo mejor te resultan de utilidad para aliviar algún problema de salud.

Este alimento es insuperable para aumentar las defensas del organismo, además tiene la capacidad de mejorar la circulación de la sangre haciendo que el corazón y todo el sistema cardiovascular esté protegido, ya que cuando la sangre fluye de una manera adecuada, las arterias no se obstruyen y de esta manera se previene la hipertensión, los ataques al corazón, entre muchos otros problemas que tienen que ver con la circulación sanguínea.
También es un excelente antiséptico y puede ayudar en los problemas respiratorios, ya que es un fabuloso expectorante.

El ajo como remedio casero para sanar


El ajo es un excelente antibiótico natural, ya que tiene la capacidad de repeler el crecimiento de las bacterias.
La manera correcta de utilizar el ajo para poder obtener todas y cada una de sus valiosas propiedades es comerlo crudo, ya sea picado,  machacado o entero. Si el ajo se cocina pierde una gran cantidad de propiedades y beneficios.

El ajo ayuda a controlar el colesterol y los triglicéridos

Se ha demostrado de manera certera que es muy efectivo para bajar y controlar los niveles tanto de colesterol como de los triglicéridos, esto es gracias a un compuesto azufrado que tiene el ajo llamado alicina, este compuesto evita efectivamente que la grasa o colesterol se pegue a las paredes de las arterias provocando su estreches o taponamiento, motivos por los que se producen los infartos o derrames cerebrales.

El ajo mejora la circulación

De la misma manera que el ajo ayuda a bajar el colesterol en la sangre, evitando que se pegue a las paredes de las arterias, es el motivo por el cual no se forman taponamientos que son los que provocan los ya mencionados problemas cardíacos y cerebrales, ya que la sangre puede fluir con toda libertad, proporcionando una correcta salud cardiovascular.

El ajo es antibacterial, antiviral y antimicótico

El ajo ayuda a aumentar los niveles de serotonina en el cerebro, lo cual evita el estrés y combate la depresión. Es, también, un poderoso antioxidante, y nos permite aumentar los niveles de insulina, lo cual reduce de manera efectiva los niveles de azúcar en la sangre.

El ajo es un poderoso anticancerígeno

Se ha podido demostrar que las personas que consumen ajo crudo con cierta regularidad están protegidas contra las posibilidades de desarrollar cáncer de colon y estómago.

El ajo para los bronquios

El ajo es utilizado desde hace muchos años como un efectivo tratamiento para reducir la inflamación, desinfección y descongestión de los bronquios, por lo tanto es excelente para tratar los resfriados comunes y las afecciones respiratorias más complicadas, ya que su acción expectorante elimina las flemas evitando complicaciones.

Contraindicaciones


A pesar de ser un superalimento, tener innumerables propiedades y aportar muchos beneficios para la salud, el ajo puede ser perjudicial para las personas que tienen hipertiroidismo, o las que sufren de ardores estomacales, además hay personas que pueden ser alérgicas al consumo de grandes cantidades de ajo, por eso se recomienda consumir solamente dos o tres ajos durante el día.
Se recomienda para todos los que consumen el ajo o le temen al fuerte aroma, que se pueden tomar el jugo de dos limones luego de comer ajo, esto puede ayudar a disminuir el olor, también se puede masticar una hoja de menta o de hierbabuena.
FUENTE-mejorconsalud

Tu eres nuestro visitante numero