Minou dice que no renunció al PLD para aspirar a la presidencia

DIJO QUE LOS MOTIVOS ESTÁN EXPLICADOS EN SU CARTA QUE LE ENVIÓ AL PRESIDENTE DE LA ORGANIZACIÓN
La diputada por el Distrito Nacional Minou Tavárez Mirabal aclaró hoy que no renunció al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) para aspirar a la presidencia de la República por movimientos independientes u otras fuerzas opositoras.
Dijo que los motivos están explicados en su carta que le envió al presidente de la organización, Leonel Fernández.
Explicó que la corrupción, la impunidad y tal vez el tratamiento que le dio su partido al proyecto de ley del Código Penal, han sido los ápices que motivaron esa renuncia.
“He pagado un alto precio de haber tomado decisiones que no son del agrado de la dirigencia”,  respondió Minou a los periodistas.
Continuó con el poema de Mario Benetti: “Hay que dejar de llorarse las mentiras  y cantarse las verdades”.
“Yo me he ido del PLD, no en busca de ninguna candidatura, ni presidencial, ni congresual, porque hace rato que dije, en el 2010, que no volvía aspirar al Congreso Nacional”, dijo.
“Voy a trillar un camino y ojalá que pueda encontrar muchos y muchas dominicanas de bien que estén dispuestos, tanto desde la política o de la sociedad, a construir un país que valga la pena”, agregó.
Sostuvo que ni tiene espacio ni cree que vale la pena seguir luchando por ese partido y “por eso tomé la decisión”.
Dijo que su renuncia no tiene nada que ver con su hermano Jaime David Fernández Mirabal, quien es miembro del Comité Político y de quien dijo tiene su camino propio.
En una carta enviada al presidente del PLD, Leonel Fernández, la legisladora explica que es hora de abandonar esa tensión que le impide dedicarse a los temas que considera fundamentales para la nación.
“La política no es hija de la razón, la política es siempre un asunto de interés. Y cuando llega el momento de reconocer que la utilidad de nuestras acciones e intenciones es cada día más lejana, y hasta contradictoria, con las del partido que ustedes dirigen, hace falta simplemente reconocer que es la hora de abandonar esa permanente tensión que me impide dedicarme efectivamente a lo que considero los temas más decisivos en esta hora del país.
“Me voy del PLD, pero no me voy de la política. Vengo de un hogar donde adquirí conciencia de la necesidad del compromiso con los demás, donde aprendí la solidaridad sintiéndola primero y para siempre conmigo ante el dolor de la pérdida fruto de la arrogancia, la intolerancia, el despojo y la crueldad”, dice la carta.

Tu eres nuestro visitante numero