Los efectos del estrés en tu cuerpo

La rutina del  a día, el corre-corre, logran que logran que el estrés y la ansiedad por cumplir con todos los compromisos, sea pan de cada día. Sin embargo, este  de tiene múltiples consecuencias para tu organismo y  mental.
La licenciada en Letras y entrenadora  (coach nutricional y Fitness), Alejandra Bethermyt, conocida en las redes sociales como Alejandra Fitness ( @AleBFitness ) explica a través de las redes sociales los efectos que tiene el estrés sobre tu cuerpo y organismo.
El estrés
Cuando el estrés aumenta intervienen casi todos los órganos y funciones del cuerpo, incluidos el cerebro, el sistema nervioso, corazón, etc. El estrés es el mejor amigo de enfermedades cardiovasculares, artritis reumatoide, migrañas y dolores en músculos del cuello y espalda
También produce y colabora con la calvicie, asma, tics nerviosos, impotencia sexual, irregularidades en el ciclo menstrual. Está vinculado además a la colitis, gastritis, diabetes, pérdida o aumento del apetito, sobrepeso, acné, obesidad y celulitis.
El estrés puede darnos mucha ansiedad por comer, encontramos en la comida un pequeño “consuelo" y como de verdad con eso no resuelves nada se vuelve un círculo vicioso que fácilmente puede hacerte ir acumulando unos kilitos.
El Cortisol
En situaciones de estrés liberamos cortisol. El cortisol sube los niveles de glucosa en la sangre para aumentar la energía y que nuestro cerebro pueda reaccionar rápidamente ante estas situaciones.
Ante una situación pasajera nuestro cuerpo puede lidiar con el estrés y esta hormona, todo vuelve a la normalidad sin mayor problema. Pero cuando la situación es constante y vivimos estresados como suele pasar hoy en día, empiezan los problemas.
El cortisol sube tus niveles de azúcar en la sangre, por ende sube también la insulina, es decir, tu cuerpo se pone en modo "almacenar grasa".
Los picos constantes, tanto de azúcar como de insulina en la sangre, pueden llevar también a la diabetes, resistencia a la insulina, etc.
El cortisol está vinculado a la grasa abdominal (te hace acumular más grasa allí que en algún otro lado). Además evita la síntesis proteíca e incrementa las enzimas que rompen la proteína, es decir, no deja que tus músculos se recuperen y además se los “come”.
Perder masa muscular desacelera nuestro metabolismo, porque, por decirlo de alguna forma, le quitas “leña” a tu horno quema grasa.
Cuando vivimos en constante estrés hay un desbalance de serotonina, dopamina y endorfinas. El desbalance hormonal causado por el estrés suele producir antojos por comer carbohidratos, dulces y comidas grasosas
Las personas que están muy estresadas y ocupadas suelen sentir y tener como excusa el “no tengo tiempo para nada”. Quienes viven estresados no se toman el tiempo para cocinar en casa, comen más en la calle y comida chatarra, pues es lo más rápido.
Quienes viven estresados por el trabajo y afines sienten que no tienen tiempo para hacer ejercicio. Esta combinación es un combo para empezar a ganar grasa y a tener problemas de salud.
No significa que el cortisol es “malo” en sí, es una hormona vital y necesaria con funciones específicas importantes en nuestro cuerpo. Pero como cualquier otra hormona cuando se “sale de control” tiene efectos negativos, haz lo posible por evitar que se salga de control
Relajarse
Es importante que tratemos de mantenernos relajados. Tomar un tiempo para nosotros todos los días. Evita pensar en los inconvenientes del día antes de dormir.
Frente a una situación que pueda ser estresante respirar profundo y pensar con calma. Escucha tu música favorita, lee un buen libro, lo que sea que necesites hacer para tomarte un tiempo y salir del estrés.
Consulta los especiales de


AJV/ Informe21

Tu eres nuestro visitante numero