Estudiante dominicano de 21 años asesina madre, padrastro y hermana en Atlanta y luego se suicida

Félix Almonte mató a las víctimas al estilo ejecución, con un balazo a las cabezas, dijo la Policía
Félix Almonte, un estudiante dominicano de 21 años de edad y que fue traído a Estados Unidos por su padrastro Samuel (Sam) Driskell de 52, un alguacil de la oficina del sheriff en el condado Pauding en Atlanta (Georgia), asesinó a balazos a su madre Muachin Driskell de 36, al esposo de ella y la hija Carolyn Driskell de 12 años.
El periódico Atlanta Journal Constitucion, informó la tarde de este miércoles 7 de enero, que el joven, se suicidó después de cometer los homicidios en la casa que habitaba la familia en el suburbio de Hiram en el referido condado.
El medio dijo que el señor Driskell, conoció a la madre dominicana en un viaje que hizo hace algunos años a la República Dominicana, se enamoró de ella, se casaron y la trajo con el muchacho a los Estados Unidos.
Al padrastro, se le conocía como uno de los oficiales del sheriff más prestigiosos y activos en el condado Pauding, añadió el periódico.
Los investigadores dijeron que los crímenes se produjeron a las 1:37 de la tarde de ayer martes en el interior de la residencia.
El capitán de la policía, Ashley Henson, dijo al periódico que los cadáveres fueron descubiertos, después que el padrastro no se presentó a trabajar a la corte del condado donde estaba asignado. Cada una de las víctimas, tenía un balazo en la cabeza.
Los oficiales, entraron a la casa, después de ver a una persona angustiada que pedía ayuda a través de una ventana. No quedó claro si en la vivienda, había más personas.
El cadáver del señor Driskell estaba en la cama con un tiro en la cabeza y, según la tesis de los investigadores, Almonte pudo haberlo asesinado mientras dormía. Los investigadores creen que el joven dominicano perpetró el ataque en algún momento de la noche del martes.
Gary Gulledge, sheriff del condado Pauding, dijo que la familia había tenido algunos problemas con el hijastro, aunque no los especificó. "No hay motivo o razón para estos crímenes", añadió al periódico de Atlanta.
"Nuestros corazones están rotos, hemos perdido a uno de los mejores oficiales que hemos tenido", explicó el sheriff.
Driskell, era un oficial galardonado y se había especializado en investigaciones de crímenes contra niños. Tenía 10 años trabajando como policía.
El oficial asesinado, conoció su esposa, durante una misión del ejército de los Estados Unidos en la República Dominicana.
La menor era hija de los esposos.
"El, no puede ser reemplazado", expresó el sheriff al referirse al excelente trabajo que desempeñaba Driskell como investigador de su oficina. Recordó que ambos, se graduaron en la misma escuela secundaria.
Greg Ramey, un investigador de la policía dijo que los cadáveres estaban a distancia de entre 12 a 15 pies y no se ha encontrado evidencias de que hubo alguna lucha entre las víctimas y el asesino suicida.  Todos fueron asesinados al estilo ejecución, con un tiro en la cabeza.
La casa, se encuentra aproximadamente a 22 kilómetros al Oeste de la ciudad de Atlanta, en el sector Douglasville.
"Sabemos lo que pasó, pero simplemente, no sabemos por qué", explicó el investigador Ramey.
Los investigadores creen que la madre y la niña estaban despiertas en el momento de ser asesinadas.
Almonte, asistió a las escuelas Hiram Heights y Austin Media y no tenía antecedentes penales, dijo la policía. Su hermanastra, estudiaba el séptimo grado en la Escuela Intermedia de Austin, donde hubo conmoción por los crímenes.
Vecinos de la familia describieron a los Driskell como buenas personas y dijeron no tener ninguna queja.
"Era un hombre bueno y nunca vi nada fuera de lo normal en él", dijo Dreek Morris, un primo del señor Driskell.


Tu eres nuestro visitante numero