Se desnudan para no perder sus casas

Sin nada de ropa. En blanco y negro. Dentro de sus casas, de las que serán sus casas hasta que cumplan los diez años dentro de ellas si la Justicia no lo impide. Solos y acompañados por sus familiares, con niños pequeños, o los que aún se están gestando dentro del vientre materno. Así aparecen en un calendario de protesta los vecinos de un edificio de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS) de Carabanchel.
Es otra de las batallas, paralela a la de los tribunales, que libran para que se conozca la «sinvergonzonería» que les ha jugado el Ayuntamiento de Madrid. Piden que se revierta la «venta fraudulenta» de sus pisos al «fondo buitre» Fidere, que les obliga a irse de sus casas.
Es un calendario que habla de «ilusiones truncadas», de lucha, de pérdida de derechos, de dignidad, de corrupción. Es una iniciativa que se le ocurrió a la mujer que pone rostro al mes de julio. Chus entró a vivir como el resto de sus vecinos pensando que le había tocado la lotería. «Una vivienda de alquiler con opción a compra a los diez años». Pero ahora el sueño se ha desvanecido después de que el Ejecutivo de Ana Botella vendiera 1.860 viviendas de la EMVS a Fidere, que supuestamente les impide adquirir la vivienda transcurrida la década.

Subida del 42.5%

«Nos permite prorrogar de 1 a 3 años el alquiler con una subida del 42.5% a lo largo del trienio, a lo que hay que sumar el IBI de 400 euros más los gastos de comunidad. La mayoría de la gente hemos hechoreforma en la casa y ahora nos la quitan y no tenemos donde ir», lamenta Chus.
Denuncian que no tienen una explicación de la Administración. «Pasaron una circular que hablaban de que se iban a mantener los derechos, pero no es así. Pago por mi piso, de 78 metros cuadrados, 500 euros al mes y con Fidere me subiría a más de 800 euros. Me echan. Vivo sola y soy mileurista. No tengo otra alternativa que marcharme», admite.

«No hemos dejado de pagar»

Alzan la voz: «No somos gente marginal. No hemos dejado de pagar las mensualidades. Queremos que se nos dé lo que firmamos: la posibilidad de comprar la casa. No pedimos que nos la regalen, sino que nos permitan adquirirla». El 2 de febrero hay orden de desahucio para una familia con una niña de tres años. La pesadilla no acaba.
El caso ya está en los tribunales. El Juzgado de Instrucción número 18 de Madrid admitió a trámite una denuncia del PSOE de Madrid por una posible prevaricación en las 1.860 viviendas a un precio «muy por debajo» del valor de mercado, según los socialistas. El caso lo está llevando el abogado José Mariano Benítez de Lugo y Guillén, un prestigioso abogado, recientemente personado como acusación popular en casos como la Gürtel o Bárcenas. Las 13 familiasde este calendario solo esperan con su desnudez hacerse visibles para poder convertirse en los dueños de sus casas.

Tu eres nuestro visitante numero