Reelección y empuje Leonel parece apagan precandidaturas PLD

Los aprestos reeleccionistas incrementados por los oficialistas y la posible precandidatura del expresidente Fernández polarizan la atención política del país y disminuyen, a nivel del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), la potencialidad de los precandidatos que desde hace año y medio recorren las provincias. Exceptuando a Temístocles Montás, los demás precandidatos presidenciales en el PLD han señalado su intención de declinar sus aspiraciones a favor de una posible reelección de Medina, en caso de que el Comité Político así lo apruebe. Cada vez más el tema de la reelección los limita en su accionar político.
Los aspirantes presidenciales son Reinaldo Pared Pérez, secretario general; los ministros Francisco Javier García, de Turismo y Montás, de Economía; y Radhamés Segura.
En el PLD el tema obligado es la reelección, si hay o no tiempo para hacer viable que Danilo se pueda postular, las expectativas si toca el tema en su discurso el 27 de febrero y las perspectivas de si está de acuerdo en buscar la repostulación.
Lo que sí parece es que Medina espera que le preparen el camino para lograr una reforma a la Constitución que le permita reelegirse.
Danilo quiere
Existe la percepción de que el presidente Medina ha variado su posición en torno a la reelección presidencial, en el hecho de que ministros, que son desde hace muchos años sus estrechos colaboradores, promueven abiertamente su repostulación en los comicios de 2016.
El mandatario, contrario a principio de su gobierno que decía que terminaba en agosto de 2016, ahora no desautoriza los aprestos reeleccionistas de su equipo político y se dice en corrillos palaciegos que espera que Fernández postergue sus aspiraciones presidenciales para el año 2020, mediante a acuerdos internos, y lo respalde para encabezar la boleta electoral del PLD, dada la altísima simpatía que mantiene en la población, en todos los estratos.
Estaría convencido el Presidente de que tiene ganada su reelección por la alta popularidad que mantiene y el gobierno cercano a la gente que realiza, con la cual ha conectado.
Medina es de los pocos presidentes del Continente que asume su tercer año de gobierno con una popularidad en los 90 puntos de aprobación, de acuerdo a las mediciones presidenciales de Barómetro y las encuestas locales.
Las encuestas en los últimos dos años señalan que con Medina el PLD gana en primera vuelta, lo que no ocurriría con Leonel, a quien también aseguran que gana dentro de su partido la nominación.
Sin embargo, por la alta tasa de rechazo que tiene Leonel, hay el temor en el partido morado de que en una segunda vuelta se conforme un bloque opositor si fuera Leonel candidato, y perder el poder, aunque la oposición está dispersa.
Como se ven las cosas en este año preelectoral, el PLD va cómodo para 2016, con una oposición dividida y debilitada.
El Comité Político deberá conocer el tema de la reelección, pero tiene cuatro meses que no se convoca, mientras Danilo tiene la Constitución que le prohíbe repostularse, por lo que deberá agenciarse una reforma constitucional, asumiendo el costo político y de su imagen.
Euclides Gutiérrez Félix, del Comité Político, ha dicho que en política se hace lo que se conviene y si se convence a Medina tendrá que prepararse para hacer lo que siempre han hecho otros presidentes.
Gusanito reelección
El gusanito de la reelección siempre les ha abierto el apetito de la continuidad a muchos mandatarios.
Joaquín Balaguer ganó las elecciones de 1966 y buscó la repostulación hasta 1978 cuando perdió el poder de Antonio Guzmán Fernández, quien Desistió de repostularse después de intentos de sus colaboradores y rompimiento con el principal líder, José Francisco Peña Gómez, abanderado de la antirelección, a quien le negaban entrada a Palacio.
Guzmán, quien se suicidó poco antes de dejar el poder en 1982, dio paso a Salvador Jorge Blanco, quien también resistió las presiones para que aceptara repostularse, pero al final no aceptó y apoyó a Jacobo Majluta, quien no ganó en 1986.
Retornó Balaguer al poder y se reeligió en 1990, 1994 y luego de una crisis política convocó a elecciones en 1996, ganando Fernández en segunda vuelta de ese año, quien en su primer período no se repostuló.
En el 2000 ganó las elecciones Hipólito Mejía, reformando la Constitución para repostularse por un periodo y “nunca jamás”, perdiendo el poder de Fernández en el 2004, pero esta vez en el 2008 sí buscó la reelección y en el 2012, después de amagos e intentos de repostulación, dio paso a Danilo.
UN APUNTE
Altas Cortes
La duda en el PLD es si otro candidato que no sea Danilo garantiza el triunfo en las elecciones del 2016, debido a que está en juego además de la Presidencia de la República, y los cargos   congresuales y municipales, las Altas Cortes, cuyos miembros tendrán que ser ratificados o sustituidos en  2016 y 2017. Las encuestas señalan a Medina con más de 70% de simpatía.
EL DATO
Constitución
La Constitución de la República prohíbe la reelección presidencial y para restablecerla hay que reformarla y se necesitarían las dos terceras partes, de los cuales compactado el PLD solo contaría con 128 de los 148 que se necesitan.

Tu eres nuestro visitante numero