Padres vivos en el recuerdo

SUPERAR LA PÉRDIDA ES DIFÍCIL: EN FECHAS ESPECIALES TIENDE A AUMENTAR LA PENA

El escritor francés François Mauriac decía que la muerte no nos roba a los seres amados. Al contrario, los guarda y los inmortaliza en nuestro recuerdo.
Sin embargo, hay personas que parten a otra vida dejando una gran pena y recuerdos que jamás pueden olvidarse. Es difícil comprender esta situación, ya que esa costumbre se verá interrumpida por la ausencia de ese individuo tan especial que no estará físicamente.
Así lo expresan personas que han experimentado el amargo sabor de ser huérfanas de padres.
La tristeza y las lágrimas se agudizan precisamente cuando quedan en el recuerdo, los momentos vividos. El colombiano Juan Alberto Becerra, experto en duelo, asegura que ante la pérdida de un ser tan especial, es importante llenarse de valentía, pero permitiendo que afloren los sentimientos.
“Llorar y expresar lo que sentimos, va a ser lo que nos ayudará a vivir el duelo y superar en menos tiempo la ausencia de ese ser querido”, comenta el experto.
Eres mi inspiración
“La tristeza es un sentimiento que se ha hecho parte de mi vida luego de pasar por la pérdida de un ser querido, pero aún así, sigo hacia delante”, cuenta Esmeralda Batista, quien perdió a su padre cuando tenía 13 años.

Unos valores que no se olvidan
“Mi papá me decía Chucha, y superar esa pérdida fue algo que conllevó muchos tratamientos psicológicos. Hoy tengo 23 años, soy estudiante de término de Comunicación Social en la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Tengo deseos de superarme para hacerlo sentir orgulloso de mí donde quiera que esté”, agrega Esmeralda.

“Celebro el Día de los Padres aunque él esté ausente.
Quiero que sepa que fue el mejor padre del mundo, y que le agradezco los valores que me inculcó y el amor que siempre me brindó. Muere el que se olvida y él siempre está vivo en mi pensamiento”, concluyó.
Valores y enseñanza que quedan por siempre
Kissy Aguilera dice que la familia es como una mesa y si falta una de sus partes, esta se desintegra.

Habla en esos términos al dar su testimonio de lo que significa celebrar el Día de los Padres habiéndolo perdido.
Aunque admite que se le ha hecho difícil reponerse de la muerte de su progenitor, admite que en la carrera de la vida toca aceptar cosas dolorosas.
El colombiano Juan Alberto Becerra, experto en duelo, corrobora lo expuesto por Kissy. En cambio, asegura que por dolorosa que sea la partida de un ser tan querido como un padre, siempre hay una salida y un motivo para recordarlo cuando tenía vida.
Entiende que hay quienes se dejan llevar por el dolor e incurren en decisiones equivocadas, que con el tiempo crean más dolor.
En el caso de Kissy, dice el experto, asumió el mejor compromiso: continuar con su carrera profesional para honrar su memoria.
Su hermana Miladys Yamaly agrega que su padre nunca la dejó trabajar para que pudiera terminar su carrera, y aunque a veces tenía que coger lucha quitándole el pasaje para transportarse a la universidad, le agradece todos sus esfuerzos, y hoy lo recuerda con nostalgia.
Hace dos años de su partida, y ambas coinciden en que su recuerdo sigue vivo.
Rememoran sus ocurrencias, sus regaños y todo lo que le daba sentido a su vida. No olvidan que él se autodefinía como ‘la enciclopedia humana’ y hoy al celebrar el Día de Papá, se regocijan al saber que tenían un gran padre. “Gracias por mostrarnos que hay una realidad, que hay que tener principios sólidos y valores que te hacen ser quién eres, por formar mi conciencia y mostrarme con tu vida, con tu ejemplo que debo distinguir y descartar el mal”, agrega Miladys.
Estas hermanas no tienen palabras para describir el sentimiento hacia su padre Luis Saba Aguilera Brito.
Recordarlo de este modo es lo más aconsejable, según el experto en duelo. “Esto deja claro que aunque se trata de un padre muy querido y de buenos ejemplos, hizo un trabajo tan especial con sus hijas, que le ha facilitado vivir el duelo de una manera sana y sabia.
La etapa más bonita de mi vida
A once años de la partida de su padre, Alba Abreu, dice que a pesar del tiempo vivido en ausencia de su padre, Dios le ha permitido ser fuerte. Señala que este tipo de pérdida es muy triste porque es difícil criarse sin una figura paterna, más aun cuando tampoco te has criado con tu madre.

Cuando apenas tenía tres años esta joven se fue a vivir con su abuela paterna porque su madre se fue de viaje y hasta la fecha vive fuera, aunque visita el país en ocasiones.
Para ese entonces su padre era su apoyo.
En la actualidad ella y su hermana Mailys viven solas, dependiendo una de la otra. Nunca pasó por su pensamiento deshonrar la memoria de su padre, ya que las enseñanzas de su progenitor fueron sólidas.
“Le doy gracias a Dios por darme un padre como tú, quien más que un amigo, fue un apoyo. De verdad te extraño todos los días de mi vida, en especial esos momentos importantes para mí. Sé que desde tu partida algo me falta, pero tengo plena confianza en Dios de que tú estás en un lugar muy hermoso”. Alba Abreu tiene 23 años y es estudiante de Arquitectura, y dice que su papá es el motor que le impulsa a seguir adelante: “es mi soporte y mi sostén en mi diario vivir”.
PARTIDA
LA MUERTE DE UN SER QUERIDO DEBE SER ASUMIDA Y SUPERADA
Por más dolor que cause la ausencia de un ser querido, un experto en duelo entiende que hay que hacer frente a ella. 

ALEGRÍA
UNA NIÑEZ MARCADA POR EL SOPORTE PATERNAL
El padre de Alba Abreu fue su pilar durante la niñez, ya que su madre se había ido a otro país cuando ella tenía tres años.

Tu eres nuestro visitante numero