Denuncian a esposa de Joaquín López-Dóriga por extorsión

Lo que era un pleito entre vecinos y empresarios por la construcción de 122 departamentos en Rubén Darío 225, en Polanco, ya llegó a lo penal, por una acusación de extorsión. 

Y es que, de acuerdo con Reforma, María Asunción Aramburuzabala, propietaria del desarrollo inmobiliario, Abilia, denunció que, a través de su abogado, Teresa Adriana Pérez Romo, esposa del periodista Joaquín López-Dóriga, exigió 5 millones de dólares, a cambio de no parar la obra. 

Así se señala en la denuncia, radicada en la fiscalía de Miguel Hidalgo bajo el número CI-FMH/MH-5/UI- 3 S/D/00427/08-2015, de la que da cuenta el mencionado rotativo. 

La demanda también incluye a Paloma Carrera Baños y Gabriela Torres Ramírez, vecinas de Pérez Romo, así como sus abogados Mario Alberto Becerra Pocoroba y Érika Mendoza Bergmans. 

"Realizaron diversas conductas en contra de mi mandante al haber solicitado en reiteradas ocasiones un beneficio económico en diversas formas, hasta llegar al absurdo de solicitar la cantidad de $5'000,000.00 (CINCO MILLONES DE DÓLARES) para que diversas autoridades del Distrito Federal dejaran sin efectos los procedimientos que se habían instaurado previamente", señala la denuncia que se presentó el 14 de agosto. 

Reforma destaca que al ratificarse, en la demanda se incluye un video, presuntamente grabado el 16 de junio en las oficinas de Abilia, en el que Becerra Pocoroba pide el dinero a nombre de Pérez Romo y los demás condóminos.

“En pocas palabras, quieren dinero, cab...”, dice el abogado. 

Y el representante de la inmobiliaria Abilia cuestiona: “¿A eso se resume?” 

Becerra Pocoroba precisa: “A eso se resume, aunque se oiga así de brusco. No hubiera querido yo venir a decírtelo nunca, y a eso se redujo: quieren dinero. ¿Cuánto quieren? Quieren 5 millones de dólares”. 

En dicho material, que tiene como duración de 45 minutos, la acompañante de Becerra Pocoroba, Erika Mendoza Bergmans, dice que sus representados ven este monto como una 'compensación' por la pérdida de plusvalía de su edificio.

Tu eres nuestro visitante numero