EDITORIAL: Un caso de injusticia

Las medidas de coerción tienen variada justificación, la principal de las cuales es dar tiempo a los investigadores para la mejor substanciación de los casos, particularmente cuando se trata de asuntos complejos.
Cuando la medida de coerción se utiliza para penalizar a culpables e inocentes, se comete una injusticia de marca mayor. ¿Quién le devuelve un año preso a un inocente?
Tal es el caso del robo de dólares a una pasajera que arribó al país por el Aeropuerto del Cibao.
Está claro en el vídeo quién tomó dinero y quién no, y por lo que se puede observar en la filmación de seguridad, personas que no tuvieron absolutamente nada que ver con el caso están recibiendo el mismo castigo que los culpables ostensibles de la substracción.
No parece haber una complejidad que amerite una profunda investigación para justificar un año de coerción contra los imputados. A lo sumo, lo que habría que investigar a fondo es la procedencia del dinero. Revisen eso, en nombre de la verdadera Justicia.

Tu eres nuestro visitante numero