Joven que estaba enterrada resucita, pide auxilio, y vuelve a morir en Honduras

Neysi Pérez, de 16 años, que permanecía enterrada en un mausoleo del cementerio General de  la Entrada, en Copán, al occidente de Honduras resucitó un día después de su entierro, según reportó el canal HCH (Hable Como Hable), de Honduras. 

La joven, que tenía tres meses de embarazo, había perdido el conocimiento después de despertarse por la noche para ir al baño. Sus padres llamaron a un sacerdote pensando que había sido poseída por un espíritu maligno al ver que echaba espuma por la boca. 
  
El sacerdote trató de exorcizarla, pero en el intento la joven quedó sin vida. Luego fue trasladada al hospital, donde horas más tarde los médicos la declararon muerta, reportó el corresponsal de HCH.

Un vez enterrada en su mausoleo, uno de los guardias de Camposanto escuchó ruidos que provenían de la cripta de la joven y alertó a las autoridades para que revisaran el lugar. 


Los empleados de Medicina Forense llegaron al lugar y se dieron cuenta que el vidrio del cofre estaba quebrado. Sin embargo, al revisar el cuerpo confirmaron que Neysi estaba muerta. 

Los forenses que realizaron la exhumación del cuerpo de la joven, aseguraron que Neysi pudo haber sufrido un episodio de pánico severo que detuvo su actividad cardíaca. 


También se cree que pudo tratarse de un caso de catalepsia; un trastorno nervioso repentino que se caracteriza por la inmovilidad y rigidez del cuerpo y la pérdida de la sensibilidad por horas.

Tu eres nuestro visitante numero