Los ejercicios físicos mantienen en forma el cerebro

Existen ejercicios que prometen entrenar el cerebro como juegos de ingenio electrónicos o los que sólo requieren de un lápiz para completarlos. Sin embargo, los científicos parecen no estar totalmente de acuerdo con su eficacia. En lo que sí coinciden es en que los ejercicios físicos contribuyen a tener un cerebro más saludable.
Un estudio del Instituto Beckman de la Universidad de Illinois en Estados Unidos, dado a conocer el lunes, halló que las personas físicamente en forma tienden a tener mayor volumen cerebral y una materia blanca más intacta que las personas que no se ejercitan.

De acuerdo con el estudio, en el que se analizaron 100 personas de entre 60 y 80 años, los adultos mayores que practican actividades físicas moderadas a vigorosas con regularidad registran mayor actividad cerebral incluso cuando están en reposo que quienes no practican ejercicios.
Una mayor actividad en el cerebro está asociada con un mejor rendimiento cognitivo. En el artículo: “Why choosing the right workout could fine-tune your brain” (“Por qué escoger el ejercicio ideal podría tonificar tu cerebro”) de la revista especializada New Scientist, se enumera una serie de estudios científicos que confirman que los ejercicios físicos tienen un efecto en el cerebro.
Hace 15 años, señala la publicación, un estudio con ratones demostró que el ejercicio hace que las neuronas del hipocampo segreguen una proteína llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF, por sus siglas en inglés: brain-derived neurotrophic factor), la cual promueve el crecimiento de las neuronas.
“Los ratones demostraron mejoras en la memoria cuando se les puso a recorrer laberintos”, indica New Scientist.
Esos resultados fueron llevados a la experiencia con seres humanos y más estudios se han emprendido para determinar cuáles son los mejores ejercicios para tonificar el cerebro:
Levantar pesas y caminar con vigor
La doctora Teresa Liu-Ambrose de la Universidad British Columbia de Vancouver, Canadá, investigó formas para detener la demencia en pacientes con deterioro cognitivo leve (MCI, por sus siglas en inglés).
Image caption Aunque las actividades físicas son beneficiosas para la salud, hay evidencia de que no todas surten los mismos efectos.

“Liu-Ambrose comparó los efectos de los ejercicios aérobicos y el entrenamiento de resistencia en 86 mujeres con MCI. Midió su impacto en dos habilidades que se deterioran a medida de que la condición progresa: la memoria y la función ejecutiva, las cuales abarcan procesos de pensamiento complejos: razonamiento, planificación, resolución de problemas y multitasking”, indica la revista.
La investigadora dividió a las mujeres en tres grupos: en uno de ellos, las participantes debían levantar pesas dos veces a la semana por una hora; en el otro, las integrantes hicieron caminatas a un ritmo tan rápido que el hecho de hablar representaba un esfuerzo. Esa actividad también la hicieron dos veces a la semana por 60 minutos.
Y el tercer grupo sólo se dedicó a estirarse por una hora.

“Después de seis meses, ambos grupos, las que caminaron y las que levantaron pesas tuvieron un efecto positivo en la memoria espacial: la habilidad para recordar lo que nos rodea y para ubicarnos en un lugar”, dice New Scientist.
Además de eso, las mujeres que levantaron pesas vieron mejoras significativas en su función ejecutiva y se desempeñaron mejor en las pruebas de memoria asociativa, la cual se usa para relacionar el nombre de una persona con su rostro.
Por su parte, las participantes que caminaron vigorosamente experimentaron mejorías en su habilidad verbal, que es la habilidad para recordar la palabra que tienes en la punta de la lengua. La sola acción de estirarse no tuvo mayor efecto en la memoria o en la función ejecutiva.
¿Por qué?
De acuerdo con New Scientist, la combinación de levantar pesas y el ejercicio aérobico podría ser particularmente poderoso porque los entrenamientos de fuerza hace que se libere una molécula llamada factor de crecimiento insulínico tipo 1 (IGF-1, por sus siglas en inglés: insulin-like growth factor-1).

“Se trata de una hormona producida en el hígado que es conocida por afectar la comunicación entre las células cerebrales y por promover el crecimiento de nuevas neuronas y vasos sanguíneos”.
La investigadora también aseguró que el ejercicio físico también estimuló la segregación de la proteína BDNF.
Willem Bossers de la Universidad de Groningen en Holanda llevó a cabo un estudio similar y concluyó que los ejercicios de resistencia también disminuyen los niveles de homocisteína, una molécula inflamatoria que aumenta en los cerebros de los adultos mayores con demencia, explica la revista.

Surfear, bailar y jugar como niños
Los investigadores Tracy y Ross Alloway de la Universidad del Norte de Florida en Estados Unidos hallaron que dedicar solo dos horas a una actividad física que disfrutábamos cuando éramos niños como trepar árboles o correr descalzos tenía efectos contundentes en la memoria de trabajo, la cual guarda la información y nos permite manipularla.
“(Esta memoria) prioriza y procesa información que nos permite ignorar lo que es irrelevante y trabaja en lo que es importante”, indicó Tracy Alloway, según New Scientist.

Tu eres nuestro visitante numero