Schwarzenegger viejo pero no obsoleto

Austríaco de nacimiento, Arnold Schwarzenegger logró adaptarse de manera total a la sociedad estadounidense, hasta el punto de llegar a ser gobernador de California en dos mandatos, de 2003 a 2011.
Un éxito en el que tuvo mucha participación su mujer, Maria Shriver, del clan de los todopoderosos Kennedy -hija de Eunice Kennedy, una de las hermanas de John y Robert-, un dato que le abrió de par en par las puertas de la política, pese a que pertenezca al partido republicano.
Durante esa época, Schwarzenegger estuvo volcado en la política y dejó un tanto de lado su exitosa carrera en el cine. Pero el fin de su etapa como político al mando coincidió con el fin de su matrimonio y decidió refugiarse en el cine y, como casi siempre en su carrera, en el de acción.
Entre 2003 -año en el que se estrenó el tercer Terminator- y 2011, el actor participó en muy pocos proyectos cinematográficos. Poco más que un cameo en “Around the World in 80 Days” (2004) con Jackie Chan, y en “The Kid & I” (2005), aparte de algunas colaboraciones de voz.
Pese a esa ausencia del cine, el actor no quiso separar radicalmente su aspecto político del artístico y, en su despacho de Sacramento, exhibía orgulloso la espada con la que rodó “Conan the Barbarian”, su primer éxito, allá por 1982.
Principio de la nueva etapa. Una etapa que cerró a comienzos de 2011, momento en el que volvió a estudiar proyectos cinematográficos e incluso empezó a desarrollar un superhéroe de comic junto al prestigioso guionista Stan Lee, cocreador de personajes como Los 4 fantásticos, Spider-Man, Hulk, Iron-Man o X-Men.
La idea era crear “Governator”, cuya primera aventura debía salir al mercado a inicios de 2012, pero los escándalos personales de Schwarzenegger -salió a la luz que tenía un hijo secreto con una de sus empleadas domésticas- le costó su matrimonio y este nuevo proyecto, que se canceló inmediatamente. Unos meses después fue cuando se produjo su regreso al cine y a las grandes producciones de acción, con “The Expendables 2” (2012), donde estaba rodeado de todos sus amigos de generación y de estilo: Silvester Stallone, Dolph Lundgren, Chuck Norris o Jean-Claude Van Damme, entre otros.
“He vuelto”, afirmó varias veces el actor, parafraseando a su personaje de “Terminator”, en la presentación de “The Expendables 2” en la feria Comic-Con de San Diego, donde acudió acompañado de su amigo Stallone. “He matado a 289 personas, Sly (Stallone) ha matado a 288”, dijo entonces un divertido Schwarzenegger. Tras su participación en el proyecto de héroes veteranos de Stallone, rodó “The Last Stand”, donde interpretó a un veterano sheriff de un pueblo fronterizo, su primer papel protagonista tras cerrar su etapa política.
Pero el filme, dirigido por el surcoreano Kim Jee-Woon y coprotagonizado por el español Eduardo Noriega, fue un sonoro fracaso.
A continuación llegó “Sabotage”, otro filme de acción que pasó sin pena ni gloria, y volvió a colaborar en la siguiente entrega de los “The Expendables” , pero no ha sido hasta ahora, con el nuevo Terminator, cuando se ha vuelto a hablar mucho de Schwarzenneger, una producción cinematográfica que llega cuatro entregas más tarde.

Tu eres nuestro visitante numero