5 razones increíbles para comer más tomates

Hay quien los evita porque le producen acidez, o quien no los incluye con regularidad en su , perdiéndose así un gran número de nutrientes y propiedades para nuestra . Hoy, queremos explicarte  lo que los tomates hacen por ti. ¡No podrás creerlo!
Suele decirse que la  no podría subsistir sin los tomates. Son el componente que le da a nuestros , sabor y color… ¿Qué haríamos sin ellos?
Lo consumimos en sofritos, en salsas de todas las clases, de forma natural en ensaladas y hasta en jugos. Nos encantan y casi nunca faltan en nuestra nevera.
1. Nos ayudan a prevenir problemas del corazón
Los tomates forman parte de lo que se considera una dieta saludable. Lo primero que nos llama la atención de ellos es su color: un rojo intenso.
Al igual que ocurre con las frutas, a mayor coloración, mayor número de antioxidantes. Y en el caso del tomate, uno de sus elementos más saludables es el licopeno, un fitoquímico que cuida de nuestra salud cardíaca:
El licopeno es un pigmento carotenoide y fitoquímico.
Es un poderoso antioxidante que cuida de nuestras células para protegerlas de los radicales libres.
Lo que hace el licopeno es liberar electrones en la sangre que son captados por los radicales libres, evitando así que dañen las moléculas y las membranas celulares.
Como dato curioso te diremos que el licopeno aumenta si combinamos el tomate con aceite de oliva y, a su vez, lo cocinamos. Así que, no lo dudes: prepara riquísimas salsas de tomate.

2. Regulan nuestra tensión
Si tu médico te ha advertido de que tu tensión es demasiado elevada y de que debes cuidar tu dieta, no lo dudes, a partir de hoy mismo incrementa las dosis de tomate en tu nutrición.
Ensaladas, zumos naturales, salsas ligeras donde no incluyas sal… Ideas sencillas que te servirán de ayuda.
El licopeno antes citado, así como el potasio, nos van a ayudar a favorecer la circulación, y a evitar la acumulación de líquidos. Todo ello regulará a niveles más adecuados nuestra tensión arterial.
3. Nos ayuda a protegernos ante diversos tipos de cáncer
El tomate no evitará al 100% la posibilidad de que suframos un cáncer, hay que dejarlo claro, lo que hace es proteger, actuar a nivel celular para nutrir, defender y fortalecer nuestros tejidos frente al ataque de los radicales libres.
Una dieta saludable siempre va actuar como protección, y eso es algo que nunca podemos pasar por alto.
El tomate, por ejemplo, es uno de los alimentos más ricos en antioxidantes que tenemos, así que junto al licopeno y otros elementos como el glutatión, cuidarán del ADN de nuestras células evitando que muten, que se produzcan alteraciones a nivel celular.
4. Los tomates eliminan toxinas de nuestro organismo
¿Qué te parecería prepararte un desayuno a base de pan de centeno con unos tomatitos cherry, una taza de té blanco y una manzana?
Es una opción saludable, saciante y, además, nos ayudará a desintoxicar el organismo de elementos nocivos. Todos aquellos alimentos ricos en antioxidantes, actúan como buenos depuradores capaces de filtrar aquellas sustancias que nuestro cuerpo no necesita.
El limón, por ejemplo, es uno de los mejores depuradores naturales con los que contamos. Tras ellos, tendríamos los pepinos, los tomates, las berenjenas, las alcachofas…
5. Los tomates son buenos para los diabéticos
¿Lo sabías? Así es, según la “American Diabetes Association“, el consumo regular de tomates es muy adecuado para las personas con diabetes, puesto que es un alimento con bajo nivel glucémico que nos aporta múltiples nutrientes:
Calcio
Potasio
Fibra
Magnesio
vitaminas A (como carotenoides), C y E…

Zumo depurativo a base de sandía, menta y tomates
Este zumo refrescante es muy adecuado para empezar el día. Nos ayudará, sobre todo, a depurar el organismo y a mantenernos bien hidratadas.
Es sencillo de preparar y, si aprovechas la temporada de las sandías, disfrutarás de un remedio tan saludable como delicioso.
Ingredientes para mi zumo de sandía y tomates
300 g de sandía
2 tomates medianos y en su punto justo de naduración
150 ml de agua
3 hojitas de menta piperita
2 cubitos de hielo

Utensilios
Batidora
Mortero
Cuchillo
Un vaso

Preparación
Lo primero que haremos será obtener esos 300 g de sandía. Es importante que retires las posibles pepitas que contenga ese trozo de la fruta.
Limpia los tomates y córtalos por la mitad.
Ahora, en un mortero, trocea un poco las hojas de menta. De esa forma hacemos que salgan al exterior sus aceites esenciales.
¿Siguiente paso? Nos vamos ya a la batidora. Procesa primero los tomates con su piel, para después incluir la sandía. Cuando ya se hayan convertido en una pasta más bien espesa, añade el agua y las hojas de menta triturada.
Obtén un jugo bien homogéneo y sírvete en tu vaso favorito. ¡Disfrútalo con dos cubitos de hielo!

Fuente: Mejor con salud

Tu eres nuestro visitante numero