La falta de sueño afecta tu rostro y tu cuerpo


El sueño es una necesidad básica del cuerpo a través de la cual se relaja física y emocionalmente para comenzar un nuevo día.

 Se estima que toda persona debe dormir entre 7 y 8 horas diarias sin interrupciones para que su organismo funcione en óptimas condiciones y pueda recibir la recarga de energías que requiere para desempeñar cada una de sus tareas. 

 Cuando una persona no logra conciliar su sueño o tan solo le dedica 6 o menos horas, experimenta efectos negativos inmediatos como es el caso del estrés, la falta de concentración y la fatiga.

Dormir poco también puede acarrear otros efectos en la belleza de la piel que son inclusive más evidentes.

 Al contribuir a la acumulación de toxinas en el cuerpo, hace que la piel pierda hidratación y conlleva a que tenga menos brillo y firmeza.

 Pero, además, de manera inmediata provoca las molestas ojeras y bolsas que dan una apariencia de cansancio y envejecimiento.  

AGENCIAS

Tu eres nuestro visitante numero