Las virtudes de tomar aceite de oliva por la mañana

El aceite de oliva es un poderoso antioxidante que aporta beneficios tanto al organismo como a la piel de tu rostro. Eso sí, ten en cuenta que sea de tipo virgen, de primera presión en frío. Aprovéchalo aprendiendo cómo usarlo.


Los beneficios del aceite de oliva

Ningún aceite vegetal contiene colesterol. Lo que existen son aceites de mejor o peor calidad, de acuerdo al proceso por el cual hayan sido obtenidos. Los óptimos para el consumo son los de primera presión en frío, ya que este procedimiento evita la utilización de calor y elementos químicos.
Una cucharada diaria de este aceite de oliva virgen, aportaría las siguientes ventajas:
  • Funcionaría como un excelente depurador hepático, ideal para los que tienen hígado graso.
  • Estimularía las funciones cerebrales.
  • Aportaría vitamina E, reconocida por su poder antioxidante.
  • Disminuiría el colesterol LDL (el llamado popularmente “malo”), y aumentaría los niveles del colesterol HDL (al que solemos decirle “bueno”).
  • Bajaría la tensión sanguínea.
  • Reduciría la secreción de ácido gástrico en las personas con úlcera.
  • Sería un preventivo de la osteoporosis.
  • Ayudaría a reducir los niveles de glucosa en los diabéticos.
  • Prevendría la formación de edemas.
Ten en cuenta que es un aceite que se mantiene estable a temperaturas altas, y tolera hasta 410°F (210°C) sin quemarse.

Embellece tu rostro

El consumo de aceite de oliva no solo influye en la salud sino también en la belleza. Su poder antiinflamatorio brindaría una buena defensa contra los efectos oxidantes que lleva aparejado el envejecimiento.
Este aceite posee un 75% de ácido graso monoinsaturado no esencial llamado ácido oleico, que mejoraría la absorción de los ácidos grasos esenciales y lograría que la membrana plasmática celular se mantenga suave y fluida. Esto es lo que haría la diferencia entre un cutis ajado y uno con aspecto lozano.

Un consejo

No solo puedes consumir el aceite de oliva por la mañana, añadiendo una cucharada de éste a un zumo o tomándolo solo, sino que también podrías incorporarlo a ensaladas o cualquier plato principal.
Además de ingerirlo, puedes usarlo para topicar tu rostro, aprovechando sus beneficios para mantener una piel húmeda y luminosa. Para ello, coloca aceite de oliva en un algodón humedecido con agua y extiéndelo sobre el cutis. Puedes dejarlo a modo de loción o retirarlo, luego de quince minutos, con agua tibia.
Recuerda consultar a un especialista de la salud frente a cualquier cambio que desees introducir en tu alimentación, o a tu rutina de belleza.
Fuente adicional consultada: Libro Cómo prolongar la juventud, de Nicholas Perricone.

Tu eres nuestro visitante numero