Vaticano abre investigación por lavado de dinero

Donaciones no van a los pobres sino que tapan agujeros financieros, dicen dos libros con secretos
 El Vaticano ha abierto una investigación, con ayuda de las autoridades suizas e italianas, sobre operaciones financieras realizadas por el banquero italiano Giampietro Nattino relacionadas con el lavado de activos.
“La oficina del fiscal, a raíz de un informe de la Autoridad de Información Financiera, en febrero de 2015 comenzó una investigación relativa a las operaciones de compraventa de títulos y transacciones realizadas por el señor Nattino”, comunicó la Santa Sede.
La confirmación de la investigación se conoció ayer luego de que se conociera que Nattino transfirió a Suiza más de dos millones de euros con recursos de la Santa Sede y al parecer antes de que el Vaticano incorporara normas para perseguir el reciclado de dinero procedente de actividades ilegales.
En esa información se indica se podría haber utilizado la institución vaticana Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica entre 2000 y 2011 para trasladar el dinero a Suiza.

Los libros de la discordia

Dos libros, basados en documentos vaticanos secretos que se publican hoy, revelan irregularidades en las finanzas de la Santa Sede y la persistencia de privilegios, al tiempo que confirman la intención reformadora del Papa.
Se trata de “Via Crucis” (editado por Chiarelettere), escrito por quien desveló el escándalo “Vatileaks” en 2012, Gianluigi Nuzzi, y “Avarizia” (que publica La Feltrinelli), de Emiliano Fittipaldi.
Ambas publicaciones han estado envueltas en la polémica ya que recogen documentos reservados y el portavoz vaticano, Federico Lombardi, aseguró ayer que derivan de “una actividad ilícita que se persigue penalmente”.
Su publicación sucede a las recientes detenciones por parte de la Gendarmería vaticana de dos personas acusadas de sustraer y divulgar material secreto, uno de ellos el sacerdote español Lucio Ángel Vallejo Balda, quien sigue detenido, y la italiana Francesca Chaouqui, hoy en libertad.

Francesca Chaouqui

“No traicioné al Papa”, escribió en un tuit, tras ser liberada por colaborar con la justicia en el caso de las filtraciones de secretos de El Vaticano.
El libro de Nuzzi relata el “Via Crucis” que atraviesa el proceso reformista impulsado por el Pontífice argentino y presenta documentos inéditos y grabaciones transcritas que retratan una “auténtica guerra” en los inicios de su ministerio.
Estas tensiones se enmarcan en un Vaticano con graves problemas económicos, como un “agujero negro” en su Sistema de Pensiones que en febrero de 2014 presentaba un déficit de entre 700 y 800 millones de euros.
El libro comienza con una interceptación de unas palabras del Papa pronunciadas en privado en la que Francisco describe un escenario “descontrolado” en las cuentas vaticanas y alerta de la necesidad de “esclarecer mejor las finanzas y hacerlas más transparentes”.
Ante esta situación el Papa toma una decisión “sin precedentes”, crear la Comisión investigadora de los organismos económicos y administrativos de la Santa Sede, coordinada por el sacerdote español encarcelado, escribe Nuzzi.
El libro analiza el destino del dinero que los fieles de todo el mundo ofrecen en forma de donación al Óbolo de San Pedro, instrumento dedicado en principio a las obras de caridad.
El investigador mantiene que “el dinero procede de los fieles pero no se revela cómo se gasta” y apunta a que, en 2012, 14.1 millones de euros fueron a parar a obras caritativas y 28.9 millones para gastos de la Curia.
En ese sentido, Nuzzi indica que las donaciones “no acaban en manos de los más pobres sino que sirven para colmar los agujeros financiados generados por algunos cardenales”.
Subraya el elevado tren de vida que llevan numerosos purpurados, con descuentos en tabaco y gasolina, además de que viven en lujosos y espaciosos apartamentos que solo pagan -a un precio asequible- una vez que dejan de prestar sus servicios en la Iglesia.
El libro “Avarizia” habla sobre el patrimonio inmobiliario vaticano en Suiza, Reino Unido y Francia y recuerda que el Vaticano dice que tiene unas 5,000 propiedades solo en la capital italiana, Roma, por un valor de unos 4,000 millones de euros, pero en el libro se asegura que en la Santa Sede se sabe que pueden ser muchas másy se da detalle de políticos italianos que pagan alquileres muy por debajo del precio del mercado.
Fittipaldi habla también de los más de 30 millones de euros que el Vaticano tiene en lingotes de oro.

Tu eres nuestro visitante numero